Santiago Fuentes

Qué linda y única sensación la de cosechar nuestro lecho familiar de lombricultura. Nos llena el corazón el haber formado parte de este hermoso proceso cíclico en reciclaje orgánico, el cual después de 12 meses tiene sorprendentes resultados. Tierra exquisita al tacto, oro para las plantas, puro nutriente.